La Historia del Rugby en Bolivia – Por Maximiliano Simoncelli.

EL PRIMER SCRUM

El 4 de agosto de 2002 se disputó el primer partido del renaciente rugby boliviano. Gracias a las gestiones de Jaime Spamer, actual presidente de Santa Cruz RC, un grupo de ex jugadores argentinos, ya veteranos, organizaron un partido para recibir a Old Virgins, el seleccionado de veteranos de Tucumán. Los locales no llegaban a los quince, con lo cual comenzaron a reclutar ex jugadores de rugby, entre ellos Guillermo y Martín. Recuerda Guillermo: "En los pocos entrenamientos que hicimos juntos, corría sin cansarme. La alegría de saber que podía jugar nuevamente al rugby era impagable, sentía que había vuelto a la vida". Martín concurrió a aquellas mismas prácticas gracias a su primo, asombrado de encontrar un amigo de la escuela primaria y del club viviendo en otro país y conservando la misma pasión.

"Sentía como si fuera a jugar por primera vez: nervios y ansiedad", relata Martín. "El día anterior caminaba por la calle imaginando pasajes del partido. Mientras preparaba el bolso, las cosquillas típicas previas al juego habían regresado".

El match se disputó en una cancha de fútbol del colegio La Salle. "El cura no quería que marcáramos el campo, tuvimos que jugar con las líneas de fútbol. Los banderines eran zapatillas, los bolsos conformaban el ingoal". ¿Y los palos? "Olvidate…" exclama Guillermo. El público presente: Un par de novias y amigas y algunos curiosos compañeros de trabajo que venían a conocer el ‘fútbol americano sin protección’ y apoyar al combinado de camiseta azul. Guillermo explica: "Jugué en 4 puestos, no quería salir más". Martín agrega: "Nunca disfruté tanto el ardor de los raspones ni los golpes en el cuerpo, ni el jean molestando las rodillas lastimadas. Todo lo que no me gustaba después de cada partido en Tucumán, fue lo más lindo de ese día. No lo olvidaré jamás". Luego de un tercer tiempo de fiesta, con pizza, historias, cervezas y abrazos y una posterior salida nocturna, el resultado fue de lo menos. Fue una victoria, no en el marcador, pero sí para el equipo cruceño. La alegría de regresar al rugby, en un país donde no lo imaginaban superó cualquier triunfo. "Mi sonrisa duró 2 meses", recuerda Guillermo, "hasta que me di cuenta que ya había pasado el sueño".

Pasaron otros 2 años hasta el 9 de octubre de 2004 para que el grupo se volviera a juntar. Cerca de 30 ex jugadores argentinos y 6 veteranos visitantes de CUSANBELU de Buenos Aires.

Para Guillermo significó: "Otra linda fiesta del rugby, tercer tiempo eterno y hasta la próxima… hasta quién sabe cuando… Tal vez otros 2 años más. Pero surgiٖó el milagro… no podíamos dejarlo pasar".

JENECHERU, SANTA CRUZ Y UNIVERSITARIO: EL PRIMER TRIDENTE

Cinco tucumanos, Martín y Claudio Alcorta, Sergio Vitale, Guillermo Griet y Miguel de Bassols decidieron armar un club de rugby con entrenamientos fijos fijando como meta enseñar el deporte a los bolivianos que quisieran aprenderlo. El objetivo: el crecimiento del rugby en el último país sudamericano donde había llegado la pelota ovalada. De esa necesidad, nace el 11 de noviembre de 2004 el primer club de rugby, Jenecherú, voz guaraní que significa "el fuego nunca se apaga". Los primeros entrenamientos contaron con 12 ex jugadores argentinos, 6 intrépidos bolivianos y ocasionalmente algún chileno o uruguayo.

"Yo era docente en una universidad", señala Guillermo, "tentaba a mis alumnos con anécdotas e historias de rugby mientras diagramaba en la pizarra. Se acercaron varios, pero en su mayoría abandonaban al primer entrenamiento. Así que el crecimiento fue lento". Los argentinos pensaron en adaptar el rugby a Bolivia, pero después dieron cuenta que los bolivianos deberían adaptarse al rugby: disciplina estricta, entrenar fuerte, golpes y caídas, compartir con y vivir para el compañero, serían necesarios para formar verdaderos hombres de rugby. Guillermo, entrenador de rugby infantil durante 11 años en Lawn Tennis, se dedicó a transmitir el espíritu y las reglas del deporte. "Les enseñe el rugby más puro, sin mañas, el que me enseñó mi viejo: El rugby de caballeros". Mientras los bolivianos aprendían rápido, los veteranos argentinos se iban lesionando en la misma proporción.

Paralelamente, a 460 kilómetros y 11 horas en bus de Santa Cruz, Juan Carlos ‘Pilo’ Anaya, con el gigante aporte de Pipo Viale, puso en marcha en el enero boliviano, en pleno centro geográfico, el primer club de Cochabamba. Juan Carlos, un boliviano que conoció este virus llamado Rugby y se contagió de él, contó con la ayuda de Pipo, Oficial de Desarrollo enviado por CONSUR, desde el mismísimo comienzo. Para febrero, resultado de una campaña en universidades públicas y privadas, el club Universitario contaba con 29 inscriptos, el 90% nacionales mayores de 20 años.

El primer entrenamiento fue en un parque de la zona norte de la ciudad, al costado de una cancha de fútbol ocupada por algunos chicos. Una charla de Pipo y a jugar. Recuerda Pilo Anaya: "Tuvimos algunos lesionados, no por tackles, sino por el estado del terreno. Era frustrante y cómico a la vez, ver que ninguno de los jugadores podía patear ese balón ovalado de la forma correcta. Yo tomaba fotos tratando de recordar mis primeros y escasos juegos en el colegio, con reglas un poco acomodadas a nuestro gusto y lo que un compañero argentino nos había enseñado, muy diferente a lo que descubrí en Francia en 2001. Agradezco a todos y cada uno de los chicos que fueron a aquél primer entrenamiento. Muchos no volvieron, pero sin ellos, esto no habría sido posible".

Demasiado esperaron en Cochabamba para recibir una tanda de 10 balones, hoy ya desgastados, provenientes de CONSUR. Por entonces, un dirigente argentino muy conocido, les recomendó que los reemplazaran hasta su llegada con botellas de plástico. "Preferimos tomar sus palabras en tono de broma", explica Pilo. "Consideramos múltiples posibilidades para reemplazar el balón: sandías, papayas, incluso un pollo frito, así teníamos el tercer tiempo listo de antemano". La obvia ironía ante tal descarada propuesta de sarcasmo poco sutil, surgió por la propia idea de formalidad con la que estaba pensado el proyecto. Algo que muchos dirigentes argentinos no se complacen en entender. Se buscaba lo básico indispensable para captar el interés de los chicos. Una meta difícil, pero que se podía intentar.

TRIES EN TIERRA CAMBA

Luego de una importante campaña de promoción, el primer encuentro de carácter oficial se disputó el 2 de abril de 2005 entre Jenecherú y Zenta RC de Orán, un combinado salteño. En la tarde del Club Hípico, el 67-7 a favor de los visitantes resultó anecdótico. De aquellos pioneros del rugby boliviano y con la intención de dar continuidad y fomentar competencia, se produjo una división, de la cual surgió un grupo que fundó Santa Cruz Rugby Club, actual organizador del Torneo Internacional Copa Bolivia.

Para colaborar con la intención original, se propuso el debut de Santa Cruz RC, de indumentaria verde, negra y blanca, frente a Jenecherú, preparado en negro y rojo. Ambos conjuntos cambas disputaron, durante 2005, juegos en junio, agosto, septiembre y octubre. Las victorias fueron todas para Santa Cruz RC por marcadores de 26-7, 5-0, 24-10 y 52-0.

Más allá de los resultados lo importante es que las confrontaciones fueron marcadas por el espíritu amateur y amistoso entre los grupos.

Con el objetivo de seguir difundiendo el deporte Santa Cruz RC, llevó a cabo el 29 de octubre de ese mismo año un torneo internacional de rugby en suelo boliviano, la primera edición de la Copa Bolivia.

La competencia de tiempo reducido ofreció 9 partidos para el público que colaboró con un alimento no perecedero o ropa en buen estado para donar a Aldeas SOS y contó con la presencia de los dos equipos cruceños, Los Perales RC, Tartagal RC y Jockey Club de Argentina y Corumbá RC de Brasil divididos en 2 grupos de 3 con finales para cada trofeo.

Por otro lado en Cochabamba y lamentablemente, las filas del club habían disminuido debido a las actividades estudiantiles de sus miembros. Eso no impidió que 4 integrantes de Universitario completaran al equipo de Corumbá en la Copa Bolivia. Tampoco quedó de lado la inesperada visita del seleccionado de Venezuela que, camino al Sudamericano B de Asunción, quedó varado en la ciudad durante 3 días, que sirvieron a los locales para intercambiar puntos de vista, camisetas y unas cuantas copitas.

Durante 2005, se realizaron clínicas de referato y de coaching recibiendo a los directores correspondientes de CONSUR pero habría que esperar hasta el año siguiente para continuar la historia.

</PSTYLE="MARGIN:0CM></PSTYLE="MARGIN:0CM></PSTYLE="MARGIN:0CM></PSTYLE="MARGIN:0CM></PSTYLE="MARGIN:0CM></SPANSTYLE="FONT-SIZE:85%"></PSTYLE="MARGIN:0CM></SPANSTYLE="FONT-SIZE:85%"></PSTYLE="MARGIN:0CM></PSTYLE="MARGIN:0CM></PSTYLE="MARGIN:0CM></PSTYLE="MARGIN:0CM></SPANSTYLE="FONT-SIZE:85%"></PSTYLE="MARGIN:0CM></SPANSTYLE="FONT-SIZE:85%"></PSTYLE="MARGIN:0CM>

Anuncios

Un comentario en “La Historia del Rugby en Bolivia – Por Maximiliano Simoncelli.

  1. Felipe

    Me dirijo a ustedes con el debido respeto, soy entrenador de un club de rugby, de arica, llamado North American collage, para solicitar una invitación para organizar unos encuentro con su gran club. La fecha tentativa es del 14 de septiembre al 20 de septiembre.Las categorías que tenemos son m16, m19, mujeres y adultos. Mi email es Gordisimorugby@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s